Medidas preventivas para la vuelta al trabajo

medidas preventivas trabajo coronavirus

Los comercios y empresas hemos vivido hasta el momento en una situación de incertidumbre total. La pandemia del coronavirus era algo para lo que ninguna empresa estaba preparada, pero ahora ya estamos preparando la vuelta a la actividad, ya sea de manera parcial o total. La vuelta al trabajo será diferente, con medidas preventivas para incrementar la seguridad.

En la Fase 0 los negocios se preparan para la desescalada, en la Fase 1 se espera el inicio parcial de la mayoría de actividades. Ya en la Fase 2 se producirá una apertura de locales con aforo limitado hasta llegar a la Fase 3, donde los negocios tenderemos hacia una mayor flexibilidad y normalidad. Pero, ¿cómo debemos afrontar la vuelta al trabajo en oficinas, centros y locales?

 

Medidas preventivas para evitar contagios

Los trabajadores deben cumplir una serie de medidas individuales a la hora de ir al trabajo y a la hora de trabajar. Estas medidas de prevención y protección son esenciales para evitar nuevos contagios tras la reanudación de la actividad empresarial.

Los trabajadores tienen que tomarse la temperatura a diario antes de salir de su vivienda para ir a trabajar. Si el termómetro indica una temperatura superior a 37.5 grados, el trabajador no puede asistir a su centro de trabajo y llamará al médico para identificar si sus síntomas son propios de COVID-19.

Además, los negocios tenemos la obligación de realizar un control sanitario previo a la entrada de los empleados al establecimiento. Para ello se le tomará la temperatura y, si esta es superior a 37,5 grados, el empleado no podrá acceder al lugar de trabajo y deberá aislarse en su domicilio de manera temporal hasta obtener un diagnóstico.

De manera adicional también hay que tomar medidas individuales como el uso de mascarillas higiénicas, el respeto de la distancia de seguridad respecto a otros empleados o el uso de gel desinfectante antes de entrar y antes de salir del establecimiento.

La empresa debe también informar periódicamente de las instrucciones que dan las autoridades sanitarias y debe facilitar a los empleados los EPI adecuados, algo que recoge el art. 17 de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales.

 

Adaptación de los puestos de trabajo para adaptarse a las medidas mínimas de seguridad

Aunque cada sector de actividad opera de una manera diferente, en todos ellos es necesario la adaptación de los puestos de trabajo para incorporar medidas de higiene y seguridad.

De manera general podemos afirmar que en la vuelta al trabajo es necesario el uso de pantallas de protección en establecimientos comerciales. Estas pantallas transparentes evitan un contacto directo entre cliente y empleado sin perjudicar la comunicación entre ambos. De esta forma se evita el contacto por vía aérea de pequeñas partículas que puedan transmitirse y que contengan el coronavirus.

Su uso es recomendado en supermercados, farmacias, estancos, tiendas de barrio y todo tipo de actividad comercial. También es necesaria la fijación de marcadores de distancia en la línea de caja para evitar que el cliente se acerque demasiado al mostrador.

En las oficinas hay que rediseñar los espacios de trabajo disponibles para respetar las distancias entre personas. De esta forma, si había dos empleados ubicados en dos puestos demasiado próximos entre sí, hay que buscar la forma de separarlos o que uno trabaje de forma presencial y otro en modo teletrabajo.

Las medidas mínimas de seguridad e higiene en una fábrica también deben extremarse. El uso de mascarillas higiénicas y guantes de protección son altamente recomendables y obligatorios en algunos casos. Para aclarar las dudas a los empleados los negocios debemos colocar cartelería informativa para las diferentes zonas de la empresa (planta, oficinas, área de venta…).

 

Cómo debe actuar la empresa ante esta situación

Tras la vuelta al trabajo son muchas las situaciones que se pueden dar en nuestros negocios. Algunas pueden generar grandes dudas acerca de cómo tratar de manera adecuada el asunto. Algunas de las situaciones más complejas son:

Un cliente que no cumpla la normativa

Los comercios pueden establecer limitaciones a la manipulación de los productos, tal y como indica la normativa. Además pueden obligar a hacer uso de guantes a los clientes. Si el cliente no colabora con las medidas de higiene, no respeta la distancia mínima de seguridad y forma grupo de dos o más personas, el personal de seguridad de la empresa podrá advertir al mismo.

Un trabajador que esté en riesgo de contagio en su puesto de trabajo

Si existe un riesgo de contagio en el centro de trabajo, la empresa puede paralizar la actividad si el riesgo es grave o inminente amparándose en el art. 21 de la LPRL. Si existe dicho riesgo, el propio trabajador puede decidir abandonar la actividad por sí mismo para proteger su salud.

E incluso la Inspección de Trabajo puede ordenarlo si la propia empresa no paraliza la actividad poniendo riesgo la salud de los empleados amparándose en el art. 44 de la LPRL y en los arts. 11 y 26 del RD 928/1998.

Un trabajador que no cumpla la normativa

Si se da el caso que en tu empresa hay un trabajador que se niega a cumplir con la normativa de seguridad en el centro de trabajo, este no podrá reanudar su actividad. La empresa puede requerirle el cumplimiento y evitar su acceso al establecimiento si se niega a colaborar.

Un trabajador que presente síntomas de contagio

Si un trabajador presenta síntomas de contagio (fiebre alta, tos, dificultad respiratoria…) se le debe tomar la temperatura y aislarlo en un lugar apartado temporalmente. A continuación, la empresa debe notificar la situación al servicio de prevención para que adopte otras medidas oportunas y notifique a su vez a la autoridad sanitaria competente en la comunidad autónoma para que asista médicamente al trabajador enfermo. De manera adicional, el centro de trabajo debe ser desinfectado.

 

Como podemos apreciar son muchas las medidas y situaciones a las que los negocios y comercios nos debemos enfrentar tras la reapertura y vuelta al trabajo en los mismos. Seguir las indicaciones sanitarias y de seguridad es elemental para contribuir a recuperar la normalidad lo antes posible.

Marcar el enlace permanente.

Un comentario

  1. Pingback: Pantallas protectoras: seguridad en el trabajo

No se admiten más comentarios