Suelo vinílico y otros pavimentos PVC

pavimentos pvc suelo vinílico ago construcciones

Cuando buscamos soluciones para vestir nuestros suelos, suenan varios nombres entre las diferentes opciones que tenemos, como los suelos de vinilo o el pavimento PVC. Es fundamental conocer más acerca de sus utilidades y características para sacar todo el provecho de ellos y saber qué recomendaciones seguir en cada caso.

En estas líneas vamos a tratar de dar respuesta a todas esas cuestiones que pueden surgir antes, durante y después de su instalación. La primera de ellas es explicar qué es el suelo vinílico y el pavimento PVC.

 

Características del suelo vinílico y otros pavimentos PVC

El pavimento vinílico es un revestimiento fabricado en plástico a partir del policloruro de vinilo que, generalmente, abreviamos con las siglas PVC.

Una de sus cualidades más destacadas es la amplia gama de diseños en la que lo podemos encontrar, desde los más clásicos a las últimas tendencia; y también su funcionalidad y su versatilidad a la hora de instalarlo, ya que se trata de un material que podemos adquirir en lamas, losetas o rollo. Esto hace que se puedan revestir grandes espacios en muy poco tiempo de una manera rápida y sencilla.

Su fácil limpieza los hace muy conveniente para lugares que requieren de una higiene especial, como las salas de los hospitales o las escuelas y guarderías, pero también es una opción estupenda para cualquier estancia de la casa.

Además, las lamas con acabado de imitación madera son la alternativa ideal a la madera natural por su sencillo cuidado, ofreciendo un resultado igualmente elegante.

 

Cómo colocar suelo vinílico

La ventaja de la instalación de suelos vinílicos es que no se necesita obra, por lo que no se mancha nada, todo un punto a favor para los clientes. Una instalación fácil y rápida, aunque no se debe pisar en 24-48h.

Existen en el mercado dos tipos de pavimentos vinílicos según la forma de colocarse:

  • La primera son laslosetas adhesivas, donde usaremos el autoadhesivo o bien colas, para poder acomodarlas sobre una superficie no porosa y nivelada, siempre que esté limpia y seca.
  • La segunda opción son las lamas vinílicas en clic (tipo pareut flotante),la más extendida ya que no necesita ningún tipo de pegamento para su instalación. En vez de eso, se hace un montaje flotante encajando unas lamas con otras sobre una manta que aislará acústica y térmicamente la superficie.

Algunas son antiestáticas, para evitar que haya conducción (cuando te dan pequeñas descargas). Esto es importante en instalaciones de oficinas donde hay mucha instalación eléctrica.

Mientras el equipo de instaladores coloca el suelo vinílico podremos seguir efectuando las tareas habituales sin ninguna molestia. El único inconveniente posible puede ser el olor que desprenden las colas de contacto.

 

Qué resultado da el suelo vinílico

Con todas las ventajas que ofrece el suelo vinílico no es de extrañar que los clientes se sientan totalmente satisfechos tras su instalación.

Los resultados se pueden comprobar con el paso del tiempo: suelos que se mantienen perfectos día tras día sin perder color ni brillo, por mucho trasiego de personas que lo pisen, no se hinchan ni se abomban debido a los cambios de temperatura y se limpian sin esfuerzo.

Si a esto le sumamos que cuidan del medioambiente gracias a que muchos de ellos se crean a partir de PVC reciclado y que resisten a la humedad, evitando así que crezcan microbios y otros tipo de bacterias, el suelo vinílico es la elección perfecta.

Añadir a favoritos el permalink.

Comentarios cerrados